sábado, 16 de febrero de 2008

Heridas de guerra


¿Pero con lo bien que había empezado el día? Todos viendo su Mickey Mouse, sin moverse del sofá mientras los muñequitos bailan y cantan.

Bueno la tarde ha llegado y con sorpresa. Mientras jugabamos al futbol con los nenus (somos padres responsables que pasan tiempo con sus hijos jajajaja) uno de ellos tropezó y ya tienes una hermosa brecha en la cabeza. Menos mal que ha habido poca sangre y los lloros han parado muy pronto. El individuo en cuestión, pasados 5 minutos, como si nada. De hecho hemos dudado de ir al médico. Estaba mucho peor su abuela ¡¡¡ Pero hemos visto que estaba un poquito abierta y hemos decidido ir al hospital. Pregunta, ¿a cuál vamos?. Nos pilla muy cerca el de Riaño, pero la verdad es que las experiencias allí no han sido buenas, personas mal educadas, instalaciones muy frías en las que los niños están en "pelotes" demasiado tiempo. En fin, espero que esta crítica corra por internet como la pólvora y que pase como en el hospital de Leganés, pero en positivo. Volviendo al tema, el otro hospital que nos pilla cerca es el de Oviedo. Al llegar a urgencias nos han tratado fenomenal, simpáticas y atentas. Le limpian un poco la herida y nos dicen que hay que cerrar la herida. Si cosemos, queda mejor pero se tarda 30 minutos y va a llorar mucho. La otra opción y a la postre la definitiva son las grapas, 3 o 4 parece. ¡ Al final 8 o 9 ¡ . Menos mal que no ha llorado casi y que parece muy valiente.

Bueno, cerramos el día en la República Independiente de Tiñana con un sustillo nada grave.

Ah, desmitificamos casi todas las profesiones. Hoy toca el turno a los que cosen heridas. ¡El próximo día con la grapadora de carpintería lo hago hasta yo¡¡¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario