lunes, 31 de marzo de 2008

Esperanza


Ese es el sentimiento que recorre por las venas en la República Independiente de Tiñana. Y es que la empresa más importante implantada allí, la que debe dar de comer a todos los habitantes, está a punto de conseguir el primer proyecto. Se trata de una capilla a la que se le va a cambiar su uso para pasar a ser la supermegafashion zona de reuniones y eventos multimedia.
En próximas entregas, más información confidencial, pero hasta ese momento:
FELICIDADES DA VINCI

2 comentarios:

  1. Enhorabuena! Me alegro mucho de ver como toda la ilusión y el trabajo que habéis ido sembrando empiezan a dar frutos.

    ResponderEliminar
  2. Una capilla, un molino-spa, un semaforo, aquí hay que disparar a todo lo que se mueve ..

    ResponderEliminar