lunes, 24 de agosto de 2009

Visitando Barcelona

Este fin de semana de CALOR, hemos estado conociendo Barcelona. Lo malo ha sido soportar el calor,pero lo hemos conseguido con alguna visita a las playas de Gava y Ocata.
El sábado Lucas y Lucia estuvieron con su primo Eric en el Paseo Sant Joan. Perfecto para ir con niños, hay muchos muchos columpios, asientos y sombras. Si estamos en el centro es buen momento para disfrutar con los niños.
Por la tarde hicimos un amplio recorrido a pie para conocer mejor Barcelona. Comenzamos en metro Diagonal, cerca del trabajo de Alvaro. Desde ahí bajamos toda la Rambla Cataluña y Paseo de Gracia. Aquí hemos visto por fin la Casa Batllo de Gaudí, preciosa, aunque sólo desde fuera. Son cerca de 20 euros por personas y la economía no está para tanto. Nos conformaremos con ver la parte exterior e imaginar lo bonito que será la interior.
Nuestro siguiente punto fue la Plaza de Cataluña, la cual atravesamos para ir hacia el Barrio Gótico. Pero antes de llegar entramos en Happy Books, librería donde se pueden encontrar libros a muy buen precio, y recordamos viejos tiempos ya que gente de la República trabajó en Happy Books Madrid durante algunos años. Desde luego si visitáis Barcelona no dudéis en entrar en La Formiga D'Or, geniales todos los libros para niños y también para mayores.
Por la calle Puerta del Angel entramos ya de pleno en el Barrio Gótico. Para nosotros todo un descubrimiento y totalmente recomendable. Sus calles estrechas, altas iglesias y decoraciones con dragones y cabezas de personas invitan a soñar como podría ser la vida de sus habitantes en aquella época. Continuamos hasta la Plaza de Sant Jaume, donde tomamos dirección hacia la Plaza Real, sorprendente por su belleza y parecido a la Plaza Mayor de Madrid.
Pero hay más, ya que dimos un buen paseo turístico. De la Plaza Real fuimos hacia las Ramblas, para bajar hasta el puerto y ver a Colón indicando (yo creo que mal, no?) con su dedo donde está América (Columbia debía haberse llamado si no hubiera sido por Americo Vespucio). Llegamos a Maremagnun, centro comercial como otro cualquiera pero excelentemente hubicado en medio del puerto y rodeado por agua que refresca las calurosas noches de verano. Cena rápida y salida hacia el barrio de la Ribera y visita exterior a la Catedral del Mar, famosa últimamente por aparecer en el libro de novela histórica del autor Ildefonso Falcones.
Finalmente, cansados, tomamos el metro y a casita.



Mañana más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario