jueves, 10 de diciembre de 2009

Tiana y el Sapo

Los estudios Disney regresan este viernes a sus musicales animados de realeza y encantamientos con la producción de Tiana y el Sapo, un filme dibujado a mano que rememora la estética de clásicos como La Bella y la Bestia.

La película supone además la primera ocasión en la historia de la compañía del ratón Mickey en la que la protagonista ha sido caracterizada como una joven afroamericana.

Se trata de una adaptación del conocido relato de los Hermanos Grimm El Príncipe Encantado aunque en esta ocasión la trama da un giro distinto. Cuando el príncipe convertido en rana convence a la chica para que deshaga el maleficio con un beso, el resultado no es el esperado.

El reto de regresar a los tradicionales trazos con lapicero, sustituido en Disney definitivamente por el ordenador tras Zafarrancho en el rancho (2004), fue una carga de motivación extra para los animadores digitales acostumbrados a las nuevas tecnologías y que se habían criado con un cine más artesanal.



Al margen del regreso nostálgico al aspecto original de las obras de Walt Disney, la película destaca por su ambientación en la Nueva Orleans de la década de 1920, lo que obligó al equipo de animadores a hacer una exhaustiva investigación sobre cómo era la ciudad entonces y se usaron más de 50.000 fotografías como inspiración.

Tiana y el Sapo es el filme animado número 49 de los estudios Disney desde que revolucionaran Hollywood con sus películas de dibujos en 1937 con Blancanieves y los Siete Enanitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario