viernes, 19 de noviembre de 2010

Empatía tiene nombre de mujer

La verdad que me siento muy orgulloso del titulillo que me ha salido para este post (por cierto pensado desde hace bastante tiempo). Me parece solemne, algo rimbombante y simpático. Con "Empatía tiene nombre de mujer" quiero plantear el tema del "radar social", de la capacidad de ponerte en la piel del otro, intentar entenderle y hacer para que se sienta mejor.

Nada mejor que empezar esta pequeña reflexión con alguna definición o fragmento de lo que es empatizar o empatía:

"La habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar y responder correctamente a sus reacciones emocionales, eso es empatía"

" ... una insuficiencia en nuestra habilidad empática es el resultado de una sordera emocional, pues a partir de ello, no tardan en evidenciarse faltas en nuestra capacidad para interpretar adecuadamente las necesidades de los demás, aquéllas que subyacen a los sentimientos expresos de las personas."

"Por ello la empatía es algo así como nuestro radar social, el cual nos permite navegar con acierto en el propio mar de nuestras relaciones sociales."

"Ser una persona altamente empática puede tener sus desventajas. Una persona empática es muy consciente de todo un complejo universo de información emocional, a veces dolorosa e intolerable, que otros no perciben."

Esfuerzos, sin sabores, viajes, rutina, cansancio o mero egoísmo puede echar a perder nuestra capacidad de entender y comprender a los demás. Por pequeña que sea esta capacidad, debemos ser exigentes con nosotros mismo y ser proactivos, empezando a trabajar con esas pequeñas cosas diarias por las que desde luego no nos llegará ningún premio.


La República Independiente de Tiñana es un laboratorio de usabilidad, eso decimos medio en broma medio en serio muchas veces. Es una pequeña máquina de generar sentimientos, contacto entre personas, convivencia y trabajo cooperativo que a veces debemos engrasar. Acciones tan nimias como recoger la mesa, colocar la ropa, sacar los cubos, planchar, preparar la comida, poner el mandilón a los niños, servir a los demás, ordenar los trastos, atender a los peques, vestir y peinar, poner la mesa, llevar sillas, barrer la entrada, limpiar el baño ...

Ahora que está próxima la Navidad pido, más bien exijo, que nos lo recordemos día a día. Un pequeño esfuerzo, un último esfuerzo, para acabar con buen pie este trabajoso pero intenso y apasionante año 2010.

2 comentarios:

  1. Gracias por tu sensatez...de parte de risueña :-)

    ResponderEliminar
  2. Según el diccionario, risueño, -ña es:
    1 Que muestra un gesto de risa en el semblante
    2 Que se ríe con facilidad.
    3 Que tiene un aspecto agradable.
    4 Que es favorable o prometedor
    Encuentro todas las definiciones muy positivas y sí vinculadas a tu carácter.
    No lo pierdas, es tu mejor tesoro ¡¡¡

    ResponderEliminar