miércoles, 31 de agosto de 2016

Viaje a Suiza Día 8 - Basilea



El octavo día de nuestro viaje, cumpliendo ya una semana desde que nos pusimos en marcha, fue el viernes 19 de agosto. Con la suerte que hizo muy buen tiempo y que Álvaro y Anne Maël estaban libres de obligaciones laborales como para poder pasar la jornada todos juntos.

Para este día decidimos visitar Basilea. En la rodilla del Rhin, la ciudad de las tres fronteras (Francia, Suiza, Alemania), cuna de Roger Federer y tumba de Erasmo de Rotterdam.  Un lugar especial también para Chemy, pues estuvo por allí varias veces, dado que su tía Gloria vivió en Basilea más de 20 años.

Tras una hora de viaje desde Lucerna, dejamos la furgoneta en el parking de la zona del hospital y empezamos a pasear por las calles, para llegar al precioso ayuntamiento de Basilea.





Después visita obligada a la catedral y al mirador del Rhin donde comimos.




Justo enfrente trabajaba Gloria en el Kindergarden. Visitamos el interior de la catedral para rendir pleitesía, cómo no, a la tumba de Erasmo de Roterdam.




 En la plaza de la catedral había un interesante cine de verano instalado.

Después de comer continuamos el paseo por el barrio de Sant Alban que no tiene gran interés salvo para Chemy, por volver a la casa donde vivía su tía y a la Iglesia donde estaba la Misión Católica Española de Basilea. Todo estaba sin grandes cambios desde hace 20 años.













Continuamos el paseo bordeando el río, donde los peques aprovecharon para mojarse los pies.



Cruzamos al otro lado por un puente y paramos a tomar una cerveza. Había buen ambiente veraniego de viernes por la tarde en la ribera del Rhin. El lugar donde paramos a tomar la cerveza estuvo muy bien, porque por un lado estuvimos con los perros en la terraza, y por otro lado, en el interior había una estancia con juegos y juguetes de madera que les mantuvo entretenidos por largo rato. Ariel aprendió a jugar al Mikado.






Ya bien entrada la tarde fuimos terminando el paseo. Para cenar compramos algunas cosas en Migros de Basilea, incluyendo una fondue de quesos que Alavaró preparó y degustamos felizmente en casa regada con un vino Riesling muy, muy rico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario